Buscar
  • Biomecanica Ciclismo

Lesiones perineales en ciclistas féminas


En este post hablamos sobre los problemas perineales en las mujeres ciclistas, debido a que la literatura sobre la materia y la cantidad de estudios es escasa hemos querido hacer una revisión y poner en resumen las principales patologías a las que se enfrentan las ciclistas, y las distintas formas de abordarlos/resolverlos. La creciente actividad femenina en el ciclismo nos ayuda a comprender de mejor manera estos problemas y aprender a solucionarlos de la manera más apropiada en cada ciclista.


Introducción:

El periné es la región anatómica comprendida entre el aparato genital externo y el ano. Esta zona no está diseñada para soportar fuerzas compresivas de larga duración, por lo que se suele ver afectado de manera habitual en muchas ciclistas.

El apoyo sobre la bicicleta se realiza sobre tres puntos: pies, manos e isquiones. El ajuste erróneo de uno de los tres conlleva molestias e incluso dolores en el mismo u otras zonas del cuerpo.


El diseño de los sillines ha sido clásicamente realizado por y para los ciclistas masculinos. Al incluirse las mujeres de manera profesional en el ciclismo la industria se ha visto obligada al diseño de nuevas formas, anchos y tipos de sillín.


Generalmente se habla de tres anchos de isquiones: 132mm, 142mm y 152mm. Las mujeres, por lo general suelen agruparse en sillines de 152mmm de ancho.

Con todo esto, y sabiendo de los problemas ocasionados en zona perineales en ambos sexos hemos visto una serie de sillines antiestéticos que prometían disminuir la zona perineales evitando totalmente el apoyo en dicha zona. Aún que, a posteriori, los estudios realizados con estos sillines no ofrecieron el efecto que debieran.



Existen numerosos artículos que tratan sobre la afección del área genital y perineal en ciclistas de ambos sexos. Sin embargo, existen investigaciones que muestran mayores complicaciones urogenitales, tales como dificultad en completar orgasmos, orinar, dolores crónicos perineales, hematuria, disuria etc.

Existen grandes problemas que se relacionan con la excesiva presión y fricción a la que se ve sometida la zona perineal durante largos periodos de entrenamiento y competición.


Síndrome de atrapamiento del nervio pudendo

Presente en ambos sexos, se trata de una compresión del nervio y arteria pudenda a su paso por el canal de Alcock. Ocasiona adormecimientos de la zona genital.


Hematuria y/o disuria

Debido a la excesiva presión sometida se producen alteraciones urinarias tales como disuria (excesiva complicación y dolor al orinar) o hematuria (presencia de sangre en la orina)


Hipertrofia unilateral de la vulva

Es una patología inusual en la población general. Pero que afecta de manera evidente a las ciclistas femeninas, sobre todo de competición. Generalmente la hipertrofia de la vulva se ocasiona de manera unilateral, no habiendo sido descrito ningún caso de hipertrofia bilateral.


La naturaleza unilateral de esta patología lleva a pensar en factores biomecánicos como posibles factores desencadenantes de la lesión, tales como disbalances musculares que provocan un apoyo asimétrico.


Fricciones y abrasiones recurrentes que generan infecciones en la zona vaginal femenina son el gran problema al que se enfrenta este grupo de ciclistas. Pero no está demostrado que estas lesiones estén directamente relacionadas con la hipertrofia unilateral.


Nódulos perineales

Los nódulos del ciclista es una de las patologías menos conocidas que afectan a la zona perineal. También es conocido como “tercer testículo o testículo accesorio” (en los casos masculinos), “higroma perineal”, “induración perineal” etc.



Normalmente se encuentran localizados en la región paramedial del periné y está recubierto por piel normal. Las lesiones, rara vez, superan los 3cm de diámetro. Suele ser unilateral, aun que se han descrito casos de afección bilateral.


A la palpación los nódulos son sólidos y, a veces, adheridos a tejido blando.

Se cree que la etiología puede proceder de los microtaumatismos ocasionados por excesiva fricción, presión y vibración que se produce durante el entrenamiento o competición.


Los estudios histopatológicos muestran una degeneración mixoide del tejido graso y las fibras de colágeno que recubren las tuberosidades isquiáticas, provocado por necrosis de la fascia perineales superficial contra las estructuras óseas. Los nódulos no se encuentran bien vascularizados.




Los síntomas clásicos son dolor a la presión al sentarse sobre el sillín e irritaciones constantes de la zona. El diagnóstico diferencial se antoja clave en esta cuestión. Para ello son necesarias las pruebas de imagen, tales como TC o RMN. En ellas se puede diferencias esta lesión de otras como abscesos, quistes epidermoides, masas de origen cutáneo y tumores de tejido blando.


El abordaje primario consiste en evitar el factor causal de la lesión, es decir, periodo de reposo deportivo. Pero descansar de manera aislada no suele ser una terapia exitosa.

La posición que la ciclista lleva encima del sillín debe someterse a estudio, probando a ajustar el sillín de manera correcta y a la elección de sillín (forma, ancho y curvatura) que mejor de adapte a las características anatómicas de la ciclista.


Especial atención ha de ponerse en la badana que se elige, pues hay de muy diferentes tipos.


Tratamientos más invasivos son considerados si ninguna de las terapias conservadoras resultan exitosas. Algunos autores recomiendan infiltraciones de corticoides y/o ácido hialurónico. Si ninguna de estas terapias consigue ser efectiva, se propone una cirugía que extirpe el nódulo.


Los artículos reflejan un porcentaje considerable de reaparición de la lesión, una vez extirpada. Lo que nos lleva a pensar en su componente mecánico.


Adrián Moro Muñoz

adrianmoro@entrenamientociclismo.com

www.biomecanicaciclismo.com


Referencias

  1. N Z Makhanya, M Velleman, F E Suleman. A case of cyclist’s nodule in a female patient. S Afr J SM 2014;26(3):93-94. DOI:10.7196/SAJSM.561

  2. Van de Perre S, Vanhoenacker FM, Vanstraelen L, Gaens J, Michiels M. Perineal nodular swelling in a recreational cyclist: diagnosis and discussion. Skeletal Radiol 2009;38:933-934. [http://dx.doi.org/10.1007/s00256-009-0731-9]

  3. Leibovitch I, Mor Y. The Vicious Cycling: Bicycling Related Urogenital Disorders. Eur Urol 2005;47(3):277-286. [http://dx.doi.org/10.1016/j.eururo.2004.10.024]

  4. Caner Baran, MD, Gregory C. Mitchell, MD, MS, and Wayne J.G. Hellstrom, MD. Cycling-Related Sexual Dysfunction in Men and Women: A Review. DOI: 10.1002/smrj.32

  5. Sarah N. Partin, Kathleen A. Connell, Steven Schrader, and Marsha K. Guess. Les Lanternes Rouges: The Race for Information About Cycling Related Female Sexual Dysfunction. J Sex Med. 2014 August ; 11(8): 2039–2047. doi:10.1111/jsm.12606.

  6. Radia Khedaoui, Luz M. Martín-Fragueiro, and Juan C. Tardío. Perineal Nodular Induration (“Biker’s Nodule”): Report of Two Cases With Fine-Needle Aspiration Cytology and Immunohistochemical Study.

  7. W. Glenn McCluggage, and John H.F. Smith. Reactive Fibroblastic and Myofibroblastic Proliferation of the Vulva (Cyclist’s Nodule): A Hitherto Poorly Described Vulval Lesion Occurring in Cyclists. Am J Surg Pathol 2011;35:110–114.

  8. D Humphries. Unilateral vulval hypertrophy in competitive female Cyclists. Br J Sports Med 2002;36:463–464

  9. Antonio D’Antonio, Alessia Caleo, Amedeo Boscaino, Gennaro Mossetti and Nicola Iannantuoni. Vulvar Lymphoedematous Pseudotumours Mistaken for Aggressive Angiomyxoma: Report of Two Cases. Gynecol Obstet Invest 2010;69:212–216. DOI: 10.1159/000274467

  10. IAIN R. SPEARS, NEIL K. CUMMINS, ZOE BRENCHLEY, CLAIRE DONOHUE, CARLI TURNBULL, SHONA BURTON, and GABRIELLE A. MACHO. The Effect of Saddle Design on Stresses in the Perineum during Cycling. DOI: 10.1249/01.MSS.0000084559.35162.73

17 vistas

Copyright © 2018 by BDW from BiomecánicaCiclismo. Todos los derechos Resevados. Marca registrada de EntrenamientoCiclismo.

649 028 615

618 099 664

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon